Historias con vida y con café.

Sueños.

Alguna vez te has despertado y has notado que la vida se ha pasado y nada de lo que soñabas lo has logrado.

Hoy es uno de esos días, yo los nombre “Días de mierda.” y disculpen ante todo mi léxico vulgar, pero es la verdad.

Son esos días en los que miras alrededor y te das cuenta de que a pesar de que lo intentas nunca avanzas, nadar contra la corriente cansa tanto, cansa tanto como escribir del amor, como hacer entender al mundo que la esperanza aun no se ha perdido; pero es que maldita sea, estoy cansado ya.

Me desperté y como de costumbre camine hacia mi baño, el lugar perfecto para hablar con mi yo interior, después de un par de minutos discutiendo entre lo mal que invierto mi dinero y la manera en que derrocho mi tiempo en sueños sin cumplir, llegue a la conclusión de que todo no esta perdido.

Pase frente a un espejo colgado a un costado de mi cama, me mire y me dije “Que mal te ha tratado la vida, o que mal tu has tratado tu vida.” Camine hacia la puerta de mi casa, con mi mochila en la espalda, buscando mi playlist favorita y luego salí a la calle.

Caminé y caminé, mirando la vida pasar a mi alrededor, todos tenían problemas, aunque sea algo pequeño, pero se que los tenían.

De mi parte, escribir en un blog no me genera la cantidad de dinero necesaria para vivir, escribir es lo que me apasiona, sentir vida cuando redactas, esconder emociones en cada palabra y definir amor entre letras; pero yo lo veo así, muchos solo me miran como “un vago más.”

En mi camino a través de la ciudad, con mi mochila en la espalda pude comprender que la vida no se iba a detener por mi, solo por tener un mal momento. Me senté en lugar a reflexionar sobre mis siguientes decisiones.

¿Debía dejar de escribir? enterrar mis sueños y solo seguir la vida; miles de personas estaban frente a mis ojos, cada una siguiendo su camino, resolviendo sus problemas, siendo felices y sufriendo también.

¿Qué debo hacer? una mirada triste se plasmaba en mis ojos, no quiero abandonar mis sueños, pero estoy tan cansado, solo quiero ser escuchado, solo deseo escribir.

Mire al vació que se creaba en el fondo de esta enorme ciudad, escuche el silencio que se formaba entre el ruido del mundo y comprendí que aunque estaba tan cansado no podía rendirme.

Una lagrima recorre mi mejilla en estos momentos; el hecho de pensar que estoy muriendo por vivir mis sueños, el hecho de pensar que dejaré que la vida me destruya por ser feliz, por escribir, me llena de vida.

A todos los que me leen, gracias por ser parte de “Historias, vida y café.” espero no rendirme.

Anuncios

7 comentarios sobre “Sueños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.